Frase del día: "Tratad a los demás como queréis que ellos os traten" Mateo 7,16. 12-14

A propósito de “Los desterrados”

By on 31 julio, 2020

Por Gonzalo Véjar Paz, Antropólogo y Gestor Cultural.

A propósito de un texto aparecido en redes sociales y en el medio regional Tiro al Blanco, elaborado por el Profesor Juan Inzunza Córdova, a quien agradezco sus conceptuosas palabras, deseo no obstante realizar algunas precisiones:

  1. En el escrito se plantea que soy nacido en Loncoche, cuestión que no es así, ya que nací en Valdivia, pero he pasado la mayor parte de mi infancia, adolescencia y juventud en Loncoche, tierra que reconozco como mía.
  • Se plantea que estuve en la “creación del Viva el Verano”, evento del cual sólo participé como público asistente, como cientos de loncochenses y visitantes que disfrutaban de estas añoradas actividades deportivas y recreativas, iniciativa que pertenece al Profesor y Gestor Cultural Orlando Campos Rabanal, quien debe recibir el crédito y los reconocimientos. Misma situación para las “Fiestas Huachacas” (Ernesto Pincheira Alderete y Orlando Campos), Encuentros de Escritores (liderazgo de Ernesto Pincheira Alderete, a quien yo sólo le colaboraba). Por último, señalar que no he “fundado” ningún “Centro Literario” ni tampoco el periódico ESTAFETA (Ernesto Pincheira Alderete), del que por algún tiempo fui Reportero, un año fui su Director y 2 años Editor del Suplemento Cultural.
  • El Profesor Inzunza dice, en relación a Ernesto y a mi, que fuimos “desterrados por los administradores del poder local”. En este punto deseo detenerme, ya que, obviamente en términos simbólicos, nunca me he sentido “desterrado”. He trabajado y vivido en Villarrica y Pucón y en esta hermosa comuna hoy habito, me encuentro construyendo familia, tengo buenos amigos y también me realizo profesional y humanamente a través de diferentes proyectos.

Salí de Loncoche porque se me presentaron alternativas laborales en estas comunas, lo que agradezco, ya que me permitió valiosas experiencias. Sin embargo, en Loncoche también he llevado a cabo diversas acciones laborales y en los ámbitos de la gestión cultural y deportiva, también la política y las comunicaciones, sintiendo siempre el apoyo de mis pares y vecinos.

No tengo deudas con Loncoche y tampoco creo que mi ciudad las tenga conmigo. Me encuentro tranquilo y feliz cada vez que regreso, sobre todo en el contexto del actual proyecto literario “Obituarios: 25 loncochenses tenaces e incansables”, donde nuestra familia, amigos y vecinos nos han prodigado parabienes, felicitaciones y sobre todo cariño, que vienen siendo los premios más valiosos, porque de los otros, los formales, oficiales e institucionales, no los busco y existen otros profesionales y vecinos que se los tienen bien ganados. 

Tal vez este juicio de valor del Profesor Inzunza se deba a que en mi caso nunca he trabajado en la Municipalidad. En este sentido, respeto la decisión que adoptan los distintos Alcaldes de trabajar con personas de su confianza y cercanía política y personal, cuestiones que no he tenido con ninguno de ellos. Pero el no estar en el municipio no merma que cualquier profesional o ciudadano pueda desarrollar acciones valiosas, que contribuyan a su comunidad y aporten al desarrollo comunal, como siempre intento hacerlo. De pasada, plantear que no se encuentra dentro de mis deseos trabajar en la Municipalidad de Loncoche. Afortunadamente tuve experiencias en el mundo municipal en Villarrica y Pucón, aprendí mucho, y ahora quiero sumar a mi repertorio profesional y humano otro tipo de experiencias, como las que me encuentro aplicando en la actualidad y otras que están en planificación.

Hago estas rectificaciones no con el afán de polemizar con el Profesor Inzunza, a quien reitero los agradecimientos, sino con el objetivo de que los reconocimientos lleguen a quienes realmente lo merecen y porque no me agrada ni necesito “vestirme con ropaje ajeno”; pero por sobre todo, porque no guardo ningún tipo de sentimiento negativo hacia mi pueblo, más bien todo lo contrario, siento por él gratitud y le sirvo con decisión y humildad, ya que, como lo dice el Poeta en nuestro himno: “el orgullo de sentir, que tu tierra es la mejor, en tu ausencia te acompañe hasta volver, que te acoja al regresar, la alegría de saber, que eres hijo de esta tierra que es tu hogar”.

N. del E

Para mejor entender la nota incluimos el texto del Profesor Inzunza publicada en el periódico regional Tiro al Blanco

¡Ex concejal destaca a 2 artífices culturales!

Juan R. Inzunza Còrdova

Nacieron y vivieron en la tierra de los aromos rubios y, aunque fueron desterrados por los administradores del poder local, siempre han existido para Loncoche.

El antropólogo y el periodista.

Gonzalo Vèjar Paz Ernesto Pincheira Alderete

Siempre con los mismos sueños en los mismos ojos

Dos quijotes de la cultura sin un Sancho que los aterrice.

Ambos dos, cada uno a su manera, sembraron la semilla de lo posible en medio de lo imposible.

Estuvieron en la creación de: Viva el Verano, Viernes Culturales, Premio Municipal de las Artes y la Cultura, Fiesta Huachaca, fundación de centros literarios, publicación y lanzamiento de libros, encuentro de escritores regionales y nacionales.

Por si fuera poco, crearon y dieron vida al periódico ESTAFETA, que durante años, semanalmente, recogieron el quehacer político, social, artístico y comunitario, que indudablemente con el paso del tiempo servirà de antecedentes para quienes escriban la historia de Loncoche.

Hoy, como dos magos buenos, nos traen el libro “OBITUARIO”, que recoge el perfil de connotados hombres y mujeres de la comuna que con sueños, esperanzas y trabajo contribuyeron al desarrollo de la Comuna del Copihue.

Gonzalo y Ernesto, dos saltimbanquis de la cultura que aun ausentes continuaran siendo parte de la leyenda cultural, artística y comunicativa de esta tierra.

En mi calidad de ex Concejal de la comuna mis AGRADECIMIENTOS a dos grandes artífices de la cultura de Loncoche.

About Miguel Jimenez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *