Frase del día: "Tratad a los demás como queréis que ellos os traten" Mateo 7,16. 12-14

El viejo Loncoche y sus “viejos”: Un problema más allá del envejecimiento de la población

By on 22 febrero, 2021

Sebastián Robinson Silva

La semana pasada, en mi afán por visibilizar el ya mencionado “Loncoche Profundo”, abordé de manera superficial el problema que tienen nuestros jóvenes en relación a la falta de oportunidades y fuga de capital simbólico que estamos sufriendo a nivel Municipal. En ese texto, se hizo referencia a una problemática igual de preocupante que tiene como protagonista el sector de la población opuesto, siendo ese nuestros adultos mayores.

No es ningún descubrimiento el señalar que, nuestro Loncoche está sufriendo desde hace varios años un proceso de envejecimiento de su población. Esto principalmente por el éxodo de jóvenes hacia otras latitudes y por la poca migración que llega al Municipio (esto entre otros factores a tener en consideración, como la natalidad al interior de la comuna). Ahora bien, el problema con esto es que, lamentablemente, Loncoche no es un Municipio que tenga un plan de acción para su población mayor; no existen programas de apoyo que apunten al desarrollo más allá de la mera asistencia social (algo que en lo personal no comparto en lo más mínimo, ya que jamás soluciona las problemáticas desde sus cimientos). A esto hay que sumar que, dada las “gloriosas” jubilaciones en nuestro querido país, para muchos adultos mayores la vida laboral continua, no por un tema de placer sino de subsistencia.

Por lo anterior, no es extraño en lo absoluto ver a personas sobre los 65 años trabajando en el campo en condiciones precarias, vendiendo lo que puedan en la ciudad o apoyando en trabajos pesados que, además de la mala remuneración, aumentan la probabilidad de que puedan sufrir algún tipo de accidente laboral. Además, es importante analizar la salud mental de nuestros mayores, algo que pocas veces es considerado como relevante y que sin lugar a dudas es todo un tema para nuestro Municipio, ya que no es extraño ver cada día más personas (incluso jóvenes) sufriendo depresión o ansiedad por no poder “parar la olla”, algo tan elemental cuando hablamos sobre la dignidad humana. Y es que según datos del Sistema Integrado de Información Social con Desegregación Territorial (SIIS-T) de 2017, existe un 17,6% de la población local que no cuenta ni siquiera con los servicios básicos al interior de sus hogares, mientras que un 14,5% vive en condición de hacinamiento.

Mi invitación y mi compromiso es hacer todo lo que esté a mi alcance para la ejecución de un diagnóstico municipal en relación a las condiciones psicológicas, sociales y económicas de nuestros adultos mayores, de tal modo que sea la piedra angular de un programa municipal en torno a mejorar las condiciones y las posibilidades de cada adulto mayor al interior del Municipio. Es un trabajo complejo, pero si se comienza desde el primer año, al final de la administración pública estoy convencido de que se verán avances concretos respecto al tema, transformando a Loncoche con consciencia, preocupación y posibilidades para sus “hijas e hijos mayores”.

About Miguel Jimenez