Frase del día: "Tratad a los demás como queréis que ellos os traten" Mateo 7,16. 12-14

Obituarios de Loncoche: una danza de brazos abiertos

By on 1 septiembre, 2021

Por Gonzalo Véjar Paz, Antropólogo y Gestor Cultural

Septiembre es un hermoso mes, renacen los colores, las tonalidades logran brillos especiales, el tráfago urbano se intensifica y las festividades nos cobijan, sobre todo la del Aniversario Comunal.

Coincidentemente, comenzaremos la venta de nuestro libro “Obituarios: 25 loncochenses tenaces e incansables Vol. 2”, que, con mi amigo y coterráneo Ernesto Pincheira Alderete, nos dimos a la tarea de amasar, laboriosamente, con parsimonia y alegre dedicación, como dos anacoretas esperando el momento oportuno para retomar el tránsito comunitario inevitable.

Los personajes que destacamos obedecen única y exclusivamente a nuestro propio arbitrio y subjetividad, sin mediar equilibrios políticos ni sociales, salvo la variable de tipo intercultural y de género que hacemos esfuerzos por respetar. Como creadores y gestores no hablamos en nombre o a favor de ningún poder económico u actor político con este proyecto cultural, sino que nos expresamos a partir de nuestras propias ansias e incluso nos permitimos contradecir voces oficiales o institucionales.

Habitamos el espacio de lo humano y de lo posible, en un mundo incierto, tratando de cumplir auto impuestas promesas, tragando a veces lo amargo de caer en contradicciones, aunque con la férrea y obtusa claridad de no traicionarnos, disfrutando los momentos de plena independencia y autonomía.

En el mes aniversario 121 de Loncoche, entregamos este obsequio para nuestra comunidad de ciudadanos, vecinos y vecinas de siempre, vivos y muertos, que aparecen de vez en cuando en nuestros sueños o los topamos de frentón a la vuelta de la esquina.

Pasan los años y las ganas de retornar una y otra vez a Loncoche no claudican, y lo hacemos como lo hacen los loncochenses, en la vida o en la muerte, en una danza de brazos abiertos, miradas limpias y sueños inconclusos.  

Con delicada poesía lo señala Elicura Chihuailaf: “Viejo estoy y desde un árbol en flor miro el horizonte. ¿Cuántos aires anduve?”.

About Miguel Jimenez